SI ENCUENTRAS UNA TARIFA MÁS BAJA EN INTERNET,

NOSOTROS LA MEJORAMOS
Reserve en Línea

Conoce Qué Visitar en Manzanillo, Colima

¡Los mejores lugares turísticos de Manzanillo, Colima te están esperando! Descubre qué hacer y a dónde ir en Manzanillo y prepara desde hoy tus vacaciones en las costas del Pacífico Mexicano.

  • Centro Histórico de Manzanillo.

Este bonito centro recién remodelado luce por sus edificios blancos, andadores peatonales además de sus calles tranquilas y limpias. Aquí podrás sentarte en las bancas del Jardín Álvaro Obregón y admirar el quiosco, las fuentes danzarinas que engalanan por las noches y los edificios de su alrededor. En la calle México podrás encontrar muchos servicios como hoteles, tiendas, puestos de comida y más.

  • Monumento “El Pez Vela”.

Este es el ícono de la ciudad costera de Manzanillo, es el monumento más famoso que no puedes dejar de visitar en el centro histórico. La escultura fue creada por Sebastián y da realce al origen de la bahía de la ciudad, como toque especial aquí puedes disfrutar de la bebida típica llamada tuba.

  • Bahía de Manzanillo.

La bahía principal de Manzanillo que es consagrada por sus bellas playas que son: Las Coloradas, El Viejo, Ventanas, Las Brisas, San Pedrito, Playa Azul, Las Hadas, Salahua y La Escondida y también puedes pasear por el malecón centro, verás el muelle fiscal y el puerto interior así como diversos servicios turísticos.

  • Bahía de Santiago.

Bahía gemela de la Bahía de Manzanillo. En ésta encontrarás las playas La Audiencia, Olas Altas, Santiago, Miramar y La Boquita en las que además de nadar o simplemente tomar el sol con toda la tranquilidad del mundo, puedes navegar por el mar, pescar y practicar deportes acuáticos como el buceo, snorquel, surf y muchas más.

  • Malecón del Espíritu Santo.

Nombrado así por el barco que llegó por primera vez a Manzanillo, inicialmente se llamó “Santiago de Buena Esperanza”. En el extenso paseo por este malecón podrás admirar o en su caso fotografiar monumentos y esculturas tales como: El estibador, Escorpión, Las Pescadora, Monumento al Pez Vela, Monumento a Benito Juárez y la Lancha Piloto.

  • Laguna Valle de las Garzas.

Esta laguna tiene una gran diversidad de peces y aves como las garzas que viven aquí por sus 207 hectáreas de manglares que posee, además de pasear y disfrutar de la naturaleza le puedes tomar fotos a este bonito panorama de Manzanillo.

  • Isla Navidad.

Este desarrollo turístico se localiza en la península de La Culebra a tan sólo hora y media de Manzanillo, en la isla hay un gran hotel con campos de golf reconocidos mundialmente, además aquí disfrutarás de su playa que cuenta con arrecifes admirables y una linda laguna.

  • Museo Universitario de Arqueología.

Recinto que se creó para difundir y promover la cultura y la historia de los pueblos precolombinos, además exhibe expresiones artísticas y culturales. El museo asciende a mil 800 piezas distribuidas en 4 salas de colecciones provenientes de investigaciones y rescates arqueológicos. El museo abre de martes a sábado de 10 a 2 de la tarde y de 5 a 8 de la tarde, domingos de 10 a 1 de la tarde.

  • Jardín Álvarez Obregón.

Es la plaza principal de Manzanillo. Muestra hermosas fuentes de cantera y, en su parte central, un quiosco de rasgos coloniales. Fue diseñada por el artista colimense Rancel Hidalgo.

Se encuentra frente al Malecón de Manzanillo, un lugar que se llena de bullicio cuando atracan los buques y cruceros provenientes de diferentes partes del mundo. Sin duda es un excelente punto de partida para comenzar a recorrer la ciudad.

  • Faro de Campos.

Es un mirador privilegiado que permite disfrutar de una visión espectacular del océano Pacífico, la laguna Cuyutlán y de gran parte de Manzanillo. Se encuentra en la cima de uno de los cerros del sector norte de la playa de Campos, a pocos kilómetros del centro de la ciudad.

  • La Roca del Elefante.

En la península de Juluapan y a menos de una hora de Manzanillo, se encuentra un auténtico capricho del viento y la erosión, que se unieron para burilar la imagen de un colosal paquidermo en una roca. La singular escultura creada por la naturaleza sorprende a propios y extraños. Se encuentra en una playa de aguas transparentes y serenas, ideales para la práctica del esnórquel. Su profundidad es de 20 metros y el paisaje submarino está plagado de corales.